Privacidad en la red: cuando ya no depende de ti

Es por todos conocidos que no soy un gran amante de contar mi vida a través de la red. Por muchas razones:

1. Considero mi vida privada un lugar donde solo invito a quien quiero.

2. No me gusta que gente que no este invitada sepa nada de lo que hago o dejo de hacer.

3. Creo que lo que como, lo que veo en el cine, donde voy los fines de semana o la música que escucho no le importa un carajo a nadie ya que ni tiene mayor interés, ni soy “La princesa del pueblo”.

4. Creo que mucha gente se sobrepasa y puede llegar a crearse algún día un problema serio de seguridad.

No voy a criticar a quien lo hace, cada uno es libre de decir por twitter cuando deja a su familia sola durante 4 días porque se va a Nueva York, poner una fotos de la última borrachera en Facebook, publicar fotos de sus hijos en Flickr, o de contar mediante FourSquare donde está comiendo con toda su familia a 300km de su casa este puente.

Quisiera hacer hincapié en aquellos que una vez su vida está 24 horas “radiada” se dedican a contar la vida de los demás. Como si no tuvieran bastante con lo suyo, te sacan fotos mientras comes o andas por la calle, comentan que te han visto con no se quien por la calle o dicen que acaban de salir de una reunión contigo, algunos hasta dicen de que va la reunión o dan detalles de tu ocasional  acompañante.

Sergio Mejias Sánchez

Director de la plataforma de publicación de contenidos digitales Bubok

También te podría interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *