Esta noche he tenido la mala suerte de necesitar ir a urgencias con mi hija. El hospital esta en el centro de Madrid, un Sábado por la noche supone unos 20 minutos el llegar. Cual es mi sorpresa cuando intento penetrar en el centro y me encuentro un caos circulatorio que ni un dí­a de diario en hora punta.

Acabo de llegar a casa, son las once, salí­ a las ocho, con la niña dormida en el coche, después de casi tres horas de coche, es increible que una ciudad como Madrid, sea colapsada para celebrar bobadas como esta de la “noche en blanco” con perfomances y actuaciones de calle, nada más y nada menos que de 21:00 a 7:00, diez horas con Madrid cerrado al tráfico desde el Retiro a Plaza de España, toda la Castellana, etc.. En diario hay que sufrirlo para ir a trabajar, los fines de semana también, será para que no perdamos el ritmo hasta el lunes.