El lunes era el día de la vuelta al cole de los niños, también fue el día que nevó en Madrid.

Lunes 07:45:

Comenzamos la levantada de la mañana, que hay nieve y hoy hay que madrugar un poco para llegar a tiempo al colegio.

8:30

Ya en marcha en el coche para el colegio, curioso, que pocos coches hay

08:40

He batido el record en llegar al colegio, más pronto que nunca, ¡¡ a jugar un rato con la nieve !!

08:55

A la puerta del colegio, la directora se asoma con los profesores al fondo por una rendija en la puerta, “Hoy han suspendido las clases, pero si tienen que dejar a los niños, nosotros los tenemos que coger”

Joder, cualquiera lo deja con esos ánimos, me siento un mal padre solo de pensarlo…, nada, comienza el peregrinaje para “endosar” a los niños con los abuelos, total 1 hora extra de coche por Madrid.

Mientras tanto, a las 08:30 en un bar cercano al colegio Amorós, una compañera escucha a los profesores tomando café: ” A ver si hay suerte y no se queda ninguno…” dicen

Esa es la España que tenemos, donde cae un poco de nieve y se suspenden las clases, donde en la tele dicen que los colegios están abiertos, y en la práctica es mentira, donde los servicios de limpieza comienzan su tarea a las ocho de la mañana cuando lleva sin nevar desde la una de la noche, 7 horas de frio convirtiendo la nieve en hielo.

Un servicio de emergencia no es que ese día en vez de recoger hojas del suelo aparten la nieve, un servicio de emergencia, es que cuando 6 millones de personas se despierten al día siguiente esté todo en condiciones.

Un ejemplo de emergencia fue el problema del año 2000, en las noticias todavía dicen que al final no pasó nada y que todo era un cuento, lo que no saben porque nunca lo han preguntado es el trabajo previo de meses que se hizo para evitar males mayores, ni las horas de guardia que durante esa noche se hicieron de informáticos validando equipos y software.

Mi suegra me cuenta que cuando era pequeña y nevaba en Madrid hacían un camino hasta la puerta del colegio, un camino que podía llegar a medio metro de nieve.