Y esto hay que aplicarlo en todos los ámbitos donde se quiera negociar. Intentar imponer una idea a base de argumentos no sirve de nada al igual que no se puede imponer un imperio por la fuerza. Pruebalo, pregunta a tu contrincante, usa el método socrático con el, que salga de su boca la respuesta que buscas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *