Y esto hay que aplicarlo en todos los ámbitos donde se quiera negociar. Intentar imponer una idea a base de argumentos no sirve de nada al igual que no se puede imponer un imperio por la fuerza. Pruebalo, pregunta a tu contrincante, usa el método socrático con el, que salga de su boca la respuesta que buscas.